LA WATCHTOWER Y SU FACHADA LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ -JW.org

Contacto: LaWTysufachadaJWorg@hotmail.com

ATENCIÓN:
Se ha habilitado una opción para poder participar en este sitio desde su perfil de Facebook al pie de cada entrada. Si usted es testigo de Jehová tenga en cuenta que los comentarios que haga aparecerán también en su muro de Facebook, lo que puede traerle problemas ante su organización. Si prefiere preservar el anonimato y desea comentar hágalo en la caja de comentarios habitual de Blogger al pie de cada entrada usando un Nick o de manera anónima

sábado, 22 de junio de 2013

Analisis tecnico de los cuatro metodos "Watchtowerianos" primero: Control del comportamiento


Las tres claves que usa la Watchtower y la mayoría de las sectas para controlar al individuo son: control del comportamiento, control del pensamiento y control de las emociones.

Cada componente tiene un poderoso efecto sobre los otros dos: si modificamos uno, los otros dos se modificarán. Si conseguimos cambiar los tres, desaparecerá el individuo. Sin embargo, como resultado de mi experiencia en los Testigos de Jehová, he añadido un cuarto componente que es vital: el control de la información. Si alguien controla la información que recibe un individuo, restringe su libre capacidad para pensar por sí mismo. Y esto es clave para la Wachtower, por eso los apostatas que traemos información de la buena somos “hijos del diablo”.

Un individuo puede tolerar sólo una cierta discrepancia entre sus pensamientos, sentimientos y acciones, que en definitiva son los diferentes componentes de su identidad. ¿Cómo se aplica este tipo de cambio al comportamiento de los individuos que están en la secta de los Testigos de Jehová?

Analicemos por ejemplo el caso de las diferentes fechas del fin del mundo concretas, como por ejemplo 1975. La Watchtower afirmaba en vísperas estar en contacto mental con Jehová . Los seguidores vendieron sus casas y repartieron el dinero a la Wachtower para un sprint final teocratico , y en la fecha señalada esperaron el fin del mundo que los dejara a ellos sólitos en la Tierra.

Cuando paso 1975 sin que nada pasara y sin que viniera el Armagedon se podría suponer que los seguidores estarían desilusionados y enojados. Unos pocos reaccionaron así (miembros marginales que no llevaban mucho tiempo en la secta), pero la mayoría de los adeptos estaban más convencidos que nunca. La Watchtower mantuvo que ellos no dijeron que el fin vendría en ese año si no que era apropiado que viniera en ese año, pero que debido a esta desilusión de que no haya venido habían llegado a tener mas iluminación. Afirmaron que ahora tenían un conocimiento mejor y que esto le había ayudado a tener nueva luz, además de declaraciones en discursos y Atalayas alegres alegando que “que bueno que Jehová decidiera posponer el Armagedon ya que eso les daría mas tiempo para salvar a mas ovejas”.  Después de esto, los miembros se sintieron más unidos con su líder editorial. .

¿Como es posible que después de semejante chasco la secta consiguiera mantener el tipo y continuar adelante? Porque el individuo necesita mantener un orden y un sentido en su vida. Necesita pensar que actúa de acuerdo con su propia imagen y sus propios valores. Si por cualquier motivo su comportamiento cambia, también cambian su propia imagen y sus valores para mantener el equilibrio. Lo importante es saber que las sectas crean deliberadamente estas armas clave entre sus adeptos y las utilizan para controlarlos. Comportamiento, pensamiento, emociones e información.

El control del comportamiento es la regulación de la realidad física del individuo. Incluye el control de su entorno -el lugar donde vive, qué ropas viste, qué come-así como su trabajo, rituales y otras acciones que realiza.

La necesidad de tener el control del comportamiento es la razón por la cual la Watchtower prescribe unos horarios muy rígidos a sus miembros. Cada día, una parte importante del tiempo se dedica a los rituales de la secta y a las actividades de adoctrinamiento. También es habitual que a los miembros se les asigne el cumplimiento de unas metas y tareas específicas, lo que restringe su tiempo libre y su comportamiento. En la secta destructiva siempre hay algo que hacer. Estudio personal, estudio bíblico personal, estudio en familia, estudio de las reuniones semanales, predicación, reuniones semanales, limpieza del salón del reino, comité de construcción de salones...


Así, el grupo controla las riendas del comportamiento, y en consecuencia las del pensamiento y las emociones. A menudo, el comportamiento se controla mediante la exigencia de que cada uno actúe como grupo. Se a de salir en esparcimiento solo con miembros de la secta, si sabes de alguien que ofrece un puesto de trabajo se lo has de ofrecer a alguien de la secta aunque su calificación para desempeñar tal tarea sea nula. Se trata de desalentar el individualismo. A veces se le asigna a la persona un compañero que obviamente sera alguien bien adoctrinado que no se aparte de ella, y sea la que lo empuje en estudio y predicación.

La cadena de mando es autoritaria, y fluye desde el líder Cuerpo Gobernante a través de sus sucursales en cada país hasta las congregaciones locales y de allí al adepto. En un entorno tan bien regulado, todos los comportamientos pueden ser premiados a castigados. Esto sirve a la jerarquía para mantener a sus adeptos fuera de equilibrio. Si un individuo se porta bien, recibirá las alabanzas públicas desde la plataforma en forma de comentar lo bien que lo ha hecho en alguna ocasión y tal vez premios en forma de privilegios. Si el individuo no observa un comportamiento correcto, se le acusará y criticará públicamente aunque esto no este motivado por la cúpula de la secta, si es común entre el cotilleo y chismorreo entre los miembros, de manera que aunque no debería de saberse los motivos de la expulsión de alguien finalmente toda la congregación llega a saber porque esa persona ha sido expulsada. También se la suele despojar de los privilegios de predicar y comentar en las reuniones. Una persona que participe activamente en su propio castigo llegará a creer que lo tiene merecido. Es corriente que un expulsado vea lógica su expulsión y en un porcentaje muy elevado siguen creyendo que la secta es la verdad suprema y quieran volver a entrar. De hecho personalmente estimaría que es mayor el porcentaje de expulsados que vuelven a ingresar en la secta que el que nunca regresa y llega a descubrir la verdad de ella. Esta comprobado que los expulsados que se percatan de donde han estado realmente metidos no llegan al 10%. La expulsión es catalogada como un castigo de parte de Jehová, aunque realmente es una forma de quitarse de en medio alguien que pueda contaminar al grupo con ideas contrarias al las del Esclavo Fiel y discreto.

Esta secta tiene su propia serie de comportamientos rituales que fortalecen su cohesión. Estos tanto pueden incluir particularidades en el lenguaje que quedan profundamente arraigados en la manera de hablar y expresarse y forman parte de la jerga de la secta (“la verdad” “hermano”, “incrédulo”, “mundano”, “apostata”,“alimento apropiado”, “ministerio teocratico”), posturas o expresiones faciales, como también las formas más tradicionales de representar las creencias de la secta como ponerse de pie para cantar y orar. Si uno no hiciera esto estaría muy mal visto.

Si un individuo no se comporta con el suficiente «entusiasmo», puede ser llamado por un líder “anciano” y acusado de conducta egoísta o impura, o de no esforzarse lo bastante. Se le exigirá que emule a un miembro más antiguo del grupo. La lección más importante que deben aprender es la obediencia a las órdenes del líder Watcht. Los líderes no pueden mandar en los pensamientos íntimos de un adepto, pero saben que si gobiernan su comportamiento, el corazón y la mente vendrán a continuación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario