LA WATCHTOWER Y SU FACHADA LOS TESTIGOS DE JEHOVÁ -JW.org

Contacto: LaWTysufachadaJWorg@hotmail.com

ATENCIÓN:
Se ha habilitado una opción para poder participar en este sitio desde su perfil de Facebook al pie de cada entrada. Si usted es testigo de Jehová tenga en cuenta que los comentarios que haga aparecerán también en su muro de Facebook, lo que puede traerle problemas ante su organización. Si prefiere preservar el anonimato y desea comentar hágalo en la caja de comentarios habitual de Blogger al pie de cada entrada usando un Nick o de manera anónima

jueves, 19 de septiembre de 2013

Sobre mi cambio de opinión


Tras abrir este blog, presentarme como alguien que había sido Testigo de Jehová y había defendido a esta secta en blogs como este anteriormente se me ha criticado duramente por el hecho de haber cambiado de opinión. Aluden a que alguien que cambia de opinión no es de fiar.

Y es que si yo pregunto ¿Qué es lo que te sabría peor en la vida?. Dejar de ser quien soy puede ser la respuesta de algunos. Cambiar de opinión les parece una verdadera traición, en lugar de ser un requisito para seguir adelante. ¿Por qué se ha seguido disparando contra el colectivo opuesto a la Wachtower, a medida que la única razón visible seguía siendo la sinrazón de los argumentos aportados por esta?

Así como tienes el derecho y la buena costumbre de formarte tu propia opinión y defenderla, también tienes derecho a cambiarla. Cambiarla, sin tener que sentirte culpable porque alguien te recrimine que ayer pensabas de manera distinta. Cambiarla, aunque esa persona, frustrada por no poder predecirte o controlarte, te acuse de ser indeciso, voluble y de que no hay quien te entienda.

El mundo cambia a cada instante. También lo hacen las circunstancias, las personas que te rodean y tú mismo. Por lo tanto, es natural que también cambien tu ideas y tus opiniones, porque éstas se forman en un contexto determinado. A mi parecer, es mucho más preocupante mantenerse inflexible y no cambiar de opinión pese a que todo cambie alrededor como es conocido que hacen los adeptos a esta secta. Eso deja ver la cerrazón a las nuevas experiencias, a distintos puntos de vista, a la información, a la reflexión… al pensamiento. Y, quien no piensa, no puede cambiar de opinión. Algo conocido en los Testigos de Jehová, famosos por tener prohibido el razonamiento propio.

Cambiar, sin miedo significa que, después de haber tomado una decisión, reflexionas y tomas en consideración factores que no habías tenido en cuenta al principio. Quieres cambiar tu decisión inicial, pero te encuentras con un dilema: Si cambias de idea, alguien se molestará por ello. Si no cambias, podrías lamentarlo en el futuro. ¿Qué camino tomar? Durante un periodo de tiempo me plantee este dilema.

Joan Fuster, un escritor valenciano decía: “Reivindica siempre el derecho a cambiar de opinión, es lo primero que te negarán tus enemigos”. Que razón mas grande, porque aunque no consideres necesariamente a un Testigo de Jehová como un enemigo, tu si lo eres para él, si has sido de su secta y te has apartado.

Es curioso que alguien con una personalidad fuerte como Fuster defendiera el derecho a cambiar de opinión. A priori, una persona “fuerte” y segura de si misma no cambia de opinión.

Con el tiempo he ido recordando este aforismo muchas veces. Y es sin duda, porque es de lo más sensato que he oído, porque es justo al revés. Una persona segura de si misma es aquella que es capaz de cambiar de opinión cuando cree que estaba equivocado sin hacer de ello un mundo. Aunque para los que hemos estado metidos en esta secta es necesario rehacer tu vida de nuevo porque todo tu mundo ha quedado atrás obligatoriamente.

El ser humano tiene una tendencia innata a creer que lo que ha hecho en el pasado era correcto. Por un lado, es un proceso completamente imprescindible para poder existir y aprender cosas nuevas (si cada día tuviéramos que reflexionar todo lo que hacemos desde cero, seríamos incapaces de realizar ninguna tarea compleja o tener relaciones sociales). Es algo que nos pasa a todos de forma inevitable. Cambiar de opinión no es fácil, porque implica aceptar que algo que en otro momento creías que era correcto (y actuaste en consecuencia) no lo era. Y cuando hablamos de alguien que abandona esta secta por su propia voluntad como es mi caso es mucho mas evidente.

Los seres humanos tienen diferentes grados de consistencia. Cuanto mayor es, más conservadora suele ser esta persona en cuanto a ideología y “miedo al cambio”, dicho de una forma genérica.

Las religiones y las organizaciones que dicen serlo explotan este hecho de una forma muy profesional: Una vez tomas una serie de malas decisiones debido a una religión, dejar de ser creyente es cada vez más difícil debido a las “malas” decisiones que tendrías que aceptar haber tomado en el pasado. Del mismo modo, cuanto más consistencia tiene una persona, más le costará hacer autocrítica y más difícil le será cambiar sus hábitos o su estilo de vida.

La forma innata de aprender para el ser humano se basa en dos cosas: prueba-error e imitación. Imitamos lo que hacen otros, y vamos haciendo cosas mal hasta que aprendemos. Este es el proceso natural por el que todo el mundo aprende cosas. No se puede aprender a hacer algo bien sin hacerlo mal primero. Quizá por eso a los adultos nos cuesta más aprender cosas nuevas: Nos da más miedo el ridículo que a un niño de 3 años.

Visto en retrospectiva, la capacidad de cambiar de opinión parece una gran virtud. Defender algo sólo porque es lo que hiciste hace tiempo o porque es un razonamiento que te funcionó en su momento, no hace que esto sea más correcto ahora, por mucho que sea una forma normal de pensar. En los Testigos de Jehová esto es aun mas chocante porque pasas de una vida extremadamente radical y opaca a respirar la realidad y pensar por ti mismo, y en este caso cuando pasas a pensar por ti mismo resulta que las conclusiones a las que llegas son totalmente diferentes a las que tenias antes. Ademas las ideas de antaño te empiezan a parecer ridículas, empiezas a entender por que la gente te miraba mal y puedes caer en el desconsuelo de que te han manipulado toda la vida para hacer totalmente lo contrario a lo que deberías y lo que esta bien. Te percatas de que has estado viviendo en un pasado lejano en ideas negándote a ti mismo a tener mas conocimientos y a progresar. Para mejorar, tienes que darte cuenta de que cosas que hacías antes no eran correctas, y por tanto, cambiar de opinión respecto a como enfocar situaciones.


Así que, ya sabes: Reivindica siempre el derecho a cambiar de opinión, es lo primero que te negarán tus enemigos.

5 comentarios:

  1. Si alguien que cambia de “opinión” no es de fiar, entonces, todas las personas que han pertenecido a diferentes religiones antes de convertirse en ‘testigos de jehová’, tampoco son personas de fiar.

    Basándonos en este ridículo argumento, para la próxima vez que un profesante en la fe de la empresa estadounidense Watchtower se presente en mi casa y me diga que él, en el pasado, era católico, mormón, adventista, musulmán o evangélico hasta que llegó el "bendito" día en que se dio cuenta que sólo la secta jehovista es el único y verdadero camino a Dios, no tendré otra que no hacerle el más mínimo caso puesto que, según la forma de pensar del propio grupo al que esa persona pertenece, él no es en absoluto una persona de la cual uno pueda fiarse.

    Además, también estoy pensando en los miembros del consejo directivo de la empresa que gobierna y dirige la secta en cuestión, la cual en el pasado, tenían opiniones muy diferentes sobre diversos asuntos tales como las vacunas, las transfusiones de sangre (las cuales ELOGIABAN) o los trasplantes de órganos, los cuales tachaban como canibalismo.

    Esto por supuesto, es sólo por poner algunos ejemplos ya que, si tuviese que mentar todas y cada una de las veces que esta empresa de negocios con fachada religiosa ha cambiado de OPINIÓN, no acabaría en horas.

    De todas formas, ya se sabe… para la empresa watchtoweriana, si una persona deja de creer en cualquier religión que quiera que profese para ponerse a trabajar duro para la corporación norteamericana que se hace pasar por religión, eso está de lo más chachi piruli. Pero si se trata de un explotado por la empresa, el cual se da cuenta de que todo lo que vende la Watchtower no es más que humo, que todo no son más que una sarta de mentiras, y que la verdadera misión de ésta que se presenta como religión, no es más que una empresa comercial con la malsana intención de enriquecerse a costa de todos los tontos que se han tragado la basura que vende la empresa; eso es de lo peor… ¡son apóstatas!… ¡gentuza que sólo merecen arder como antorchas el día del armagedón watchtoweriano!… ¡enfermos mentales!… ¡demonios!... ¡gente malvada!...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido con tigo Dako. Pero hay que matizar que en el caso del CG y sus cambios no se pueden llamar cambios de opinión, porque según ellos son iluminaciones divinas tanto los criterios que tenían antes como los que usan para remplazarlos. Entonces pues nos quieren vender que o bien Jehová también es imperfecto y ha de aprender de sus errores y cambiar de opinión, o lo evidente, que ni organización de Dios ni ungidos ni nada de nada

      Eliminar
  2. ¿Recordáis el ejemplo que se ponía para hacer ver a los que predicábamos que era razonable cambiar de parecer en lo tocante a religión? Lo del mapa de carretera, y que venía alguien y te ayudaba a interpretarlo correctamente, por que tú lo hacías mal.

    Claro,está bien cambiar de opinión, de religión, de familia y hasta de piel si le conviene a ellos (cg). Pero si no es malo malísimo y "Jehová te va a destruir porque yo tango línea directa con él y" .....

    ¿Cuándo abrirán los ojos los que todavía están atrapados dentro? Recuerda analiza "todas las cosas" Tienes el derecho Divino (ROM 12:1)y legal de ser TÜ quien únicamente tome las decisiones que afectan a tu familia y a ti mismo/a.

    Saludos, Juan

    ResponderEliminar
  3. El problema no es si tenemos derecho o no de cambiar de opinión. Una persona imparcial sí considerará un cambio de opinión el que alguien que haya sido Testigo de Jehová deje de serlo, y más allá de que tu decisión le sorprenda más o menos, seguramente reconocerá que tu decisión es personal y libre, y que si tomaste una decisión tan importante en tu vida debías de tener una buena razón. Pero un TJ manipulado por el Cuerpo Gobernante nunca vera las cosas del mismo modo. ¿Por qué? Porque día tras día durante años, décadas en el caso de muchos, se nos repite una y otra vez que lo que enseña la WT es la única e incuestionable VERDAD. Un cambio de opinión es mucho más que cambiar nuestro comportamiento o estilo de vida, implica un cambio en nuestra forma de pensar o juzgar algo cuestionable. Pero para un TJ sus creencias son incuestionables, por lo tanto para ellos, o al menos para los que creen el razonamiento del Cuerpo Gobernante, es inconcebible que un TJ cambie de opinión sobre la validez de su religión. El Cuerpo Gobernante se vale de esta idea que ellos mismos han inculcado y que los TJ repiten como papagayos, es decir que están en la VERDAD, para difamar a los exTJ que cuestionen sus enseñanzas afirmando que estas personas esconden motivaciones diabólicas. De los muchos ejemplos que vemos en sus publicaciones podemos ver por ejemplo lo que dice La Atalaya 15 julio 2011 págs. 15-19. Dice en parte: “[…] apóstatas. ¿Qué es lo que pretenden? No se conforman con abandonar la organización que quizás amaron en su día. Pablo deja claro qué intención tienen: “arrastrar a los discípulos tras de sí”. Así es, los apóstatas quieren llevarse a los que ya son discípulos de Cristo. No salen a hacer discípulos de los no creyentes, sino que buscan sus presas en la congregación. Como “lobos voraces”, quieren devorar a los cristianos que hayan bajado la guardia, acabando con su fe y sacándolos del camino de la verdad (Mat. 7:15; 2 Tim. 2:18).” Si seguimos leyendo vemos claro cuál es el verdadero motivo de este artículo, es decir, dejar claro en la mente de los TJ que deben de huir de todo lo que tenga que ver con los apostatas, no vaya a ser que encuentren algo que les haga cuestionarse esa VERDAD tan incuestionable. Considerando esto lo vemos todo más claro. No es que no tengamos derecho a cambiar de opinión, sino que a los TJ se les ha inculcado la idea de que somos personas malvadas que voluntariamente hemos decidido dejar de servir a Jehová, a sabiendas de que ellos tienen la VERDAD, y que no somos más que personas amargadas y desesperadas porque vamos a tener una muerte segura en Armagedón. Y como somos tan malos no tenemos otra cosa que hacer que intentar arrastras a mas TJ con “falsas enseñanzas” para que ellos también se mueran. Mientras los TJ sigan siendo tan fanáticos y se sigan dejando manipular por las malas artes del Cuerpo Gobernante no podremos razonar con ellos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente artículo. Si los testigos de Jehová que decían ser tus amigos ahora te rechazan porque has cambiado de opinión, es que no eran amigos, sino interesados en lo que tú podías dar (tiempo, esfuerzo, dinero...). Apoyo el dicho que reza: 'Quien no duda, no sabe cosa alguna'. Quien duda y comienza a pensar y descubre que lo que creía no era correcto, cambiará de opinión si realmente es sincero. Quien no duda, no piensa y jamás cambia de opinión. Tal persona cree ser un árbol estable hasta que viene un furioso vendaval y se lo lleva por delante.

    ResponderEliminar